domingo, 27 de julio de 2014

Truco 220. Bombillas led para consumir menos luz

El ahorro en el consumo de la luz se está convirtiendo en una quimera en estos últimos años. Mientras que la luz solo deja de subir gracias a eso llamado déficit energético que muchos ni entendemos ni comprendemos, ahora los inversores en energía solar también tienen que rendir cuentas ante la energía que ellos mismos producen.

Pequeños gestos para bajar la factura de la luz

Como decía, el ahorro eléctrico se está limitando a una pequeña lista de gestos que empiezan por el consumo responsable y acaban por entender, técnica y conceptualmente, el entramado en el que se ha convertido la electricidad y los paquetes energéticos en este país. Dicen los entendidos que 1 de cada 3 españoles paga más de lo necesario en su factura de la luz. Además de realizar una medición y estudio de la potencia que necesita nuestro hogar o negocio, tener en cuenta pequeños ajustes, nos puede ayudar a ahorrar en nuestra factura , como bajar la temperatura de nuestro congelador por ejemplo o apagar los electrodomésticos manualmente. Otro de los “gestos” que cada vez está tomando más importancia es el cambio de bombillas (incandescentes o de bajo consumo) a bombillas LED.

Las bombillas LED son unos dispositivos que además de ser energéticamente más eficientes incurren en un ahorro económico bastante importante en la factura de la luz con respecto a las bombillas de bajo consumo, y muy especialmente con las bombillas incandescentes tradicionales. Este ahorro está estimado en torno a 1´6 € por bombilla y mes. Aunque es verdad que las bombillas LED suelen ser más caras en su precio de compra, en Internet podemos encontrar descuentos del 50% en bombillas Phillips y otras grandes marcas. Pero ahondemos más en por qué del ahorro con los dispositivos LED:

Ahorro por consumo eléctrico

Tanto las bombillas de bajo consumo como las bombillas LED necesitan en torno al 80% menos de energía para producir la misma luz. Esto es porque pierden menos energía en la conversión a luz. Tradicionalmente la principal fuente de consumo en una bombilla residía en la temperatura que estas necesitaban para iluminar, las nuevas bombillas han reducido de una forma u otra, esta fuga ahorrando una gran parte de la energía necesaria.

Este ahorro energético se traduce en un ahorro económico, pero también en un ahorro medioambiental que no debemos desestimar. Los dispositivos de bajo consumo y LED han sido promocionados especialmente por el factor ambiental ya que reducen la cantidad de CO2 a la vez que necesitan menos energía.

Ahorro por duración del producto

Tal vez la diferencia más destacable y conocida entre las bombillas de bajo consumo y las bombillas LED radica en su vida útil o duración. Una diferencia que hace que la compra de los dispositivos LED sea una inversión más rentable a medio y largo plazo económicamente. Una bombilla de bajo consumo de marca tiene una duración estimada de 5.000 horas de luz, frente a las 40.000 horas de una LED de la misma marca. Esta gran diferencia en cuanto a la duración de cada producto hace que el precio de compra pase a segundo plano en un periodo de tiempo prolongado, demostrando que una sola bombilla LED equivale a 8 bombillas de bajo consumo.

Ya sea por su duración o por su eficiencia, estos dispositivos pueden ayudar a bajar significativamente la factura de la luz. Es verdad que su precio de compra es alto (una media de 20 € por dispositivo), por eso muchas personas cambian las bombillas gradualmente mientras se van fundiendo las que ya tienen, pero esto ya dependerá de las necesidades y posibilidades de cada uno. Porque si es verdad que pagamos más que nunca, no es menos cierto que tenemos las herramientas para ser más eficientes ambiental y, sobre todo, económicamente.

Fotografía: Butz en Flickr

Truco para ahorrar enviado por Antonio

1 comentarios: